Una forma de conservación de energía y reducción de gases de efecto invernadero (GEI) es un uso más racional del consumo. Sin embargo, el aumento de la eficiencia energética no siempre conduce a los resultados deseados en cuanto a la reducción del consumo y por consiguiente la reducción de gases de efecto invernadero. El efecto que hace que sea imposible la obtención de la totalidad de los beneficios debido al aumento de la eficiencia energética que se conoce como efecto rebote.

Este estudio tiene como objetivo centrarse en efecto rebote, controlarlos mediante el establecimiento de diferentes precios según el período de consumo. Una función de producción de la familia se desarrolla incorporando el consumo de electricidad, dividiéndolos entre el pico y no pico períodos. La función para el efecto rebote directo se calcula a través de la elasticidad del servicio de energía eléctrica en relación con el aumento de la eficiencia energética. Las variaciones de consumo de este modo se obtienen en cada uno de los períodos que están asociados con un efecto de rebote directo particular.

En esta perspectiva, una nueva tarifa por tiempo de uso (TTU) (doble tarifa) se define en el que los precios varían con el fin de anular el efecto rebote completa. De esta manera, el aumento de la eficiencia energética provoca una disminución adicional de consumo en el período crítico (temporada alta), la promoción de la mitigación del diagrama de carga. Se propone un seccionamiento parcial de la prioridad a la electricidad basada en renovables en régimen especial (RE) liberando así recursos para promover una mayor eficiencia energética. El aumento de la eficiencia energética será acompañado por la nueva tarifa TTU, por lo que estas ganancias de eficiencia realmente eficaces, ya que la tarifa propuesta garantiza el control del RE.

Navegación

JSN Solid template designed by JoomlaShine.com